Normas de convivencia

Las normas de convivencia tienen por objeto concretar los derechos y deberes del alumnado y establecer las correcciones que correspondan por las conductas contrarias a las citadas normas. Todos los órganos de gobierno del centro , el profesorado y los restantes miembros de la comunidad educativa pondrán especial cuidado en la prevención de actuaciones contrarias a las normas de convivencia, estableciendo las necesarias medidas educativas y formativas. Los incumplimientos de las normas de convivencia deberán de ser valoradas considerando la situación y las condiciones personales del alumno o alumna.

DERECHOS Y DEBERES DEL ALUMNADO

DERECHOS

Se le reconoce al alumnado los siguientes derechos básicos de convivencia escolar, sin prejuicio de los establecidos en las leyes orgánicas de educación:
a) A recibir una formación integral y coeducativa que contribuya al pleno desarrollo de su personalidad en un ambiente educativo de convivencia, libertad y respeto mutuo.
b) A que se respeten su identidad, integridad y dignidad personales.
c) La protección integral contra toda agresión física o moral, y en particular contra las situaciones de acoso escolar.
d) A participar directamente en el proceso educativo cuando sea consultado por la Administración educativa.
e) A participar en la confección de las normas de convivencia y en la resolución pacífica de conflictos y, en general, en participar en la toma de decisiones del centro en materia de convivencia.

DEBERES:

Son deberes básicos de convivencia del alumnado:
a) Participar y colaborar en la mejora de la convivencia escolar y en la consecución de un adecuado clima de estudio en el centro, respetando el derecho de sus compañeros o compañeras de educación.
b) Respetar la dignidad y las funciones y orientaciones del profesorado en el ejercicio de sus competencias, reconociéndolo como autoridad educativa del centro.
c) Respetar la liberdad de conciencia, las convicciones religiosas y morales, la igualdad de derechos entre mujeres y hombres y la dignidad, integridad e intimidad de los restantes miembros de la comunidad educativa.
d) Respetar las normas de organización, convivencia y disciplina del centro docente.
e) Conservar y hacer un buen uso de las instalaciones y materiales del centro.
f) Intervenir, a través de los canales reglamentarios, en todo aquello que afecte en la convivencia de sus respectivos centros docentes.
g) Seguir las directrices del profesorado respeto de su educación y aprendizaje.
h) Asistir a clase con puntualidad y con el material preciso.

CONDUCTAS CONTRARIAS A LA CONVIVENCIA Y SU CORRECCIÓN

Las conductas contrarias a la convivencia en los centros docentes se clasifican en:

  • Conductas gravemente perjudiciales para la convivencia.
  • Conductas leves contrarias a la convivencia.

Cuando cualquier miembro de la comunidad educativa entienda que los hechos pueden ser constitutivos de delito o falta, deberá de comunicarlo a la dirección del centro educativo para su remisión a la Administración educativa y al Ministerio Fiscal, sin prejuicio de tomar las medidas cautelares oportunas.

CONDUCTAS GRAVEMENTE PERJUDICIALES PARA LA CONVIVENCIA

Se consideran conductas gravemente perjudiciales para la convivencia:

a) Las agresiones físicas o psíquicas, las injurias y las ofensas graves, las amenazas y las coacciones contra los demás miembros de la comunidad educativa.
b) Los actos de discriminación grave contra miembros de la comunidad educativa por razón de nacimiento, raza, sexo, orientación sexual, capacidad económica, nivel social, convicciones políticas, morales o religiosas, discapacidades físicas, sensoriales o psíquicas, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
c) Los actos individuales o colectivos de desafío a la autoridad del profesorado y al personal de administración y de servicios que constituyan una indisciplina grave.
d) La grabación, manipulación y difusión por cualquier medio de imágenes o informaciones que atenten contra el derecho al honor, la dignidad de la persona, la intimidad personal y familiar y la propia imagen de los demás miembros de la comunidad educativa.
e) Las actuaciones que constituyan acoso escolar.
f) La suplantación de personalidad en actos de la vida docente y la falsificación, alteración o sustracción de documentos académicos.
g) Los daños graves causados de forma intencionada o por negligencia grave en las instalaciones y materiales de los centros docentes, incluidos los equipos informáticos y el software, o los bienes de otros miembros de la comunidad educativa o de terceros, así como o su sustracción.
h) Los actos injustificados que perturben gravemente el normal desarrollo de las actividades del centro, incluidas las de carácter complementario y extraescolar.
i) Las actuaciones gravemente perjudiciales para la salud e integridad personal de los miembros de la comunidad educativa del centro, o la incitación a las mismas.
j) Portar cualquier objeto, sustancia o producto gravemente peligroso para la salid o integridad personal de cualquier miembro de la comunidad educativa. En todo caso, se reputará indisciplina grave a la resistencia o negativa a entregar los objetos cuando sea requerido por el profesorado.
k) La reiteración, en un mismo curso escolar, de conductas leves contrarias a la convivencia.
l) El incumplimiento de las sanciones impuestas.

CONDUCTAS LEVES CONTRARIAS ÁS NORMAS DE CONVIVENCIA 

Se consideran conductas leves contrarias a la convivencia:

a) Las conductas tipificadas como agresión, injuria u ofensa en el apartado a), Los actos de discriminación del apartado b), Los actos de indisciplina del apartado c), Los daños del apartado g), Los actos injustificados del apartado h) Las actuaciones perjudiciales descritas en el apartado i) Las de apartado anterior que no alcancen la gravedad requerida.

b) Portar cualquier objeto, sustancia o producto expresamente prohibido por las normas del centro peligroso para la salud o integridad personal del alumnado o de los demás miembros de la comunidad educativa o que perturbe el normal desarrollo de las actividades docentes, complementarias o extraescolares, cuando no constituya una conducta gravemente perjudicial para la convivencia de acuerdo con el apartado j) del apartado anterior.
c) La inasistencia injustificada a clase y las faltas reiteradas de puntualidad, en los términos establecidos por las normas de convivencia de cada centro docente.
d) La reiterada asistencia al centro sin el material y equipamiento preciso para participar activamente en el desarrollo de las clases.
e) Las demás conductas que se tipifiquen como tales en las normas de convivencia de cada centro docente

Elige aquí el idioma!
es_ESSpanish